REDACCIÓN
7 de julio de 2015 / 10:48 p.m.

Monterrey.- Los imputados por su participación en la masacre de los 10 empleados de la sub agencia de cerveza, de García, enfrentan dos carpetas judiciales y será en el transcurso del fin de semana, cuando les resuelvan la situación legal que corresponde.

Francisco Javier Rosales Monita, apodado "El Flaco", y José Jonathan González Mendoza son considerados presuntos responsables de delitos contra la salud y por el homicidio calificado de cada una de las víctimas del ataque que perpetraron el pasado 19 de junio.

Por el primer delito mencionado están a disposición de un juez de control regional de San Nicolás que programó la audiencia en la que les va a resolver la situación jurídica para el próximo viernes en la tarde.

El juzgador amplió el término del plazo constitucional a petición de los propios imputados que se encuentran recluidos en el penal del Topo Chico.

Por el delito de homicidio calificado deberán presentarse el próximo sábado en la mañana ante la juez de control que va a resolver si los vincula o no a proceso por el homicidio calificado de cada uno de los asesinados.

En esa audiencia, el agente del Ministerio Público deberá presentar todas las pruebas que recabaron para acreditar la responsabilidad de Francisco Javier como uno de los autores materiales del multihomicidio y de José Jonathan, como copartícipe.

Aunque las autoridades han manejado con hermetismo la investigación del hecho que ocurrió en la distribuidora de cerveza ubicada en la colonia El Mirador, de dicho municipio, trascendió que entre esas probanzas están los resultados de las pruebas periciales que realizaron los expertos en balística de la Procuraduría de Justicia.
Pues, al comparar los casquillos que recabaron en la escena del multihomicidio coincidieron con dos de las armas que les aseguraron a los presuntos responsables.

También están las credenciales de elector que les quitaron a varias de las víctimas, así como la versión de testigos.