20 de mayo de 2014 / 11:26 a.m.

Escobedo.- Debido a un aparente corto circuito en el sistema de refrigeración, un camión torton con caja térmica se incendió completamente y quedó convertido en chatarra, la noche del lunes en Escobedo.

En el siniestro se consumió la carga de la unidad, consistente en aproximadamente 10 toneladas de diversos productos, como harina, empaques de cartón y otros insumos para la elaboración de pizzas.

El hecho fue reportado alrededor de las 22:00 horas en las calles San Ignacio y San Servando, de la colonia Balcones de Anáhuac.

En ese lugar, dos horas antes, el joven Eleazar Acosta Fuentes, de 25 años, había dejado estacionado el pesado vehículo, para cenar y darse un baño en su vivienda, ubicada por la calle San Adrián.

Por la tarde fue a cargar la mercancía a la línea transportista, y tenía planeado iniciar a las 22:00 horas su viaje hacia Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Indicó que acababa de salir de su casa, ubicada a media cuadra de donde estaba el camión, cuando unos adolescentes le indicaron que se estaba quemando.

Corriendo llegó hasta ese sitio y observó las primeras llamas en la parte del motor de refrigeración, ubicado sobre el capacete.

Trató de apagar el fuego y pidió el apoyo de Bomberos y de elementos de Protección Civil de Escobedo.

Con el paso de los segundos el siniestro envolvió por completo el vehículo Kenworth, consumiendo, además de la cabina, la carga que estaba destinada a una empresa de pizzas en Nuevo Laredo.

Los elementos de auxilio arribaron a aquel lugar, aunque no pudieron evitar que se derramara diesel y aceite de motor sobre el pavimento.

Al tener la calle San Servando una marcada pendiente, dicho combustible y el lubricante impregnaron la carpeta asfáltica en un tramo de casi 800, hasta la vía a Torreón, pasando por la avenida Acueducto.

Fue necesario que los elementos de Protección Civil, a cargo del comandante Alejandro López, esparcieran polvo absorbente para evitar que los vehículos derraparan y tuvieran accidentes.

El camión incendiado, propiedad de la empresa Red de Fríos, con oficinas de la colonia Moderna, en Monterrey, fue remolcado hacia el corralón oficial de la carretera a Monclova, a disposición de las autoridades de vialidad.

Por su parte, el operador descartó que se tratara de un acto vandálico, señalando que él mismo vio que las primeras llamas salían del sistema de refrigeración de la caja.

Agustín Martínez