AGUSTÍN MARTÍNEZ
3 de noviembre de 2017 / 07:11 p.m.

APODACA.- Por segunda vez en un año y medio, una humilde familia perdió su escaso patrimonio a causa de un voraz incendio que consumió totalmente su vivienda, en el municipio de Apodaca.

Los afectados, entre ellos un matrimonio con discapacidad, atribuyeron el incidente a un acto vandálico, posiblemente cometido por personas que habitan en la propiedad de atrás, y quienes han tratado de presionarlos para que les vendan el inmueble.

Los hechos ocurrieron poco antes de las 14:00 horas del viernes en el número 215 de la avenida Costa Rica, entre Cuba y Chile, en la colonia Nuevo Amanecer, primer sector.

Todo empezó en el patio; luego las llamas se propagaron hasta los cuartos, construidos de lámina y madera. Los moradores apenas tuvieron oportunidad de ponerse a salvo.

FOTO: ESPECIAL

“Entró un señor, y fue el que me cargó y me sentó en la silla, allá. Me sacaron para la calle, pero empezó a arder toda la casa, por completo… toda, toda”, relató la señora Ana Laura Gámez Contreras, de 62 años de edad.

Ella y su esposo, Efrén Contreras Muñiz, de 55 años, son diabéticos y discapacitados, pues hace varios años les amputaron su pierna derecha, por lo que utilizan sillas de ruedas.

Ambos se encontraban en la casa cuidando de sus nietos, de 2 y 4 años, mientras su hija, la madre de los dos niños, Ana Laura Contreras Gámez, se preparaba para ir al trabajo.

FOTO: ESPECIAL

“Yo sospecho de la gente de atrás; de los vecinos de atrás, porque ellos se drogan, y muy seguido huele a mariguana, y están siempre tomando”, comentó quien dijo ser expolicía del estado hasta hace unos 10 años.

Debido a su discapacidad, Conteras Muñiz pide caridad en las calles, para poder ayudar a su hija, quien desempeña un trabajo modesto en un local comercial en Apodaca.

“Vivo de lo que la gente me da. Yo me voy a los mercados a pedirle ayuda a la gente, y la gente me ayuda, y es con lo que mantengo yo a mi familia. Ahorita es difícil, porque no tenemos nada”, agregó.
El fuego consumió todo y dejó en la calle a esta humilde familia. Es el segundo incendio en tan sólo un año y medio, por lo que tendrán que volver a empezar de cero.

Doña Ana Laura y su esposo piden a las autoridades que investiguen bien los hechos, determinen la causa del siniestro e identifiquen a la o las personas que lo provocaron.

“Claro. Claro que sí, porque ya van dos veces que nos pasa esto. No puede ser posible. Si quieren nuestro terreno, que hablen y diga: Se lo queremos comprar. Pero no nos hagan esto, para podernos salir”, concluyó la señora.

Las personas que deseen apoyar pueden comunicarse al teléfono 2234-8988, con la señora Ernestina Contreras, quien es hermana de Don Efrén.



pjt