IRAM OVIEDO
24 de agosto de 2015 / 12:17 p.m.

Escobedo.- Un incendio consumió el patrimonio de una familia de Escobedo, luego de que aparentemente se registrara un corto circuito al interior de la vivienda ubicada en la colonia San Genaro.

El fuego consumió la casa marcada con el 216 de la calle San Francisco cruz con Plinio de Ordoñez, hasta donde acudieron los Bomberos del Estado para controlar el incendio.

La señora Mónica Cavazos Hernández, de 45 años, se encontraba sola al momento del incendio, y debido a los síntomas de intoxicación que presentaba, los rescatistas del 911 de Escobedo la trasladaron a la Clínica 43 del Seguro Social.

Los cuerpos de auxilio también salvaron a un perro de nombre Lobo, de la raza Husky, de apenas ocho meses.

Juan Francisco Moreno Valdez, 45 años, esposo de Mónica Cavazos, es obrero y al momento del incendio se encontraba trabajando cuando un vecino le avisó y de inmediato se dirigió a su domicilio.

Al llegar a la vivienda, el hombre se percató de que los muebles, la ropa y toda su papelería fueron consumidos por el fuego y sólo quedaron con lo que traen puesto.

El padre de familia pidió apoyo a la comunidad para comenzar desde cero, su hija menor tiene 16 años, estudia la preparatoria y no sabe de la situación, mientras que el hijo mayor, de 22 años, se encontraba trabajando al momento del incidente, y quien está por casarse en dos semanas.

Casa Quemada
El incendio consumió el patrimonio de una familia de Escobedo, luego de que aparentemente se registrara un corto circuito | IRAM OVIEDO
Casa Quemada
El fuego consumió la casa marcada con el 216 de la calle San Francisco hasta donde acudieron los Bomberos del Estado | IRAM OVIEDO
Casa Quemada
Los elementos del 911 salvaron a un perro de nombre Lobo, de la raza Husky, de ocho meses | IRAM OVIEDO
Casa Quemada
El padre de familia pidió apoyo a la comunidad para comenzar desde cero | IRAM OVIEDO
Casa Quemada
Al llegar a la vivienda, el hombre se percató de que los muebles, la ropa y toda su papelería fueron consumidos por el fuego | IRAM OVIEDO