11 de febrero de 2014 / 11:41 p.m.

Guadalupe.- La planta alta de un vivienda quedó prácticamente en cenizas luego de que se incendió aparentemente por un corto circuito, dejando en la calle a una familia, pero un pequeño de 5 años salvó a su padre al comenzar a gritar y llorar, ya que el hombre dormía por andar en el turno de noche.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 13:30 horas en la calle Pánfilo Natera 137, entre Jalpa y Mezquital del Oro, en la colonia Cañada Blanca, en Guadalupe.

En el lugar fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana César Gerardo García Escamilla, de 45 años, quien presentaba su cabello quemado, sin consecuencias graves.

La planta alta él la ocupa con su esposa María Ana Lira Muñiz, así como con sus tres hijos, uno que estudia en la secundaria, otro en la primaria y el pequeño Pedrito, de cinco, quien está en el kínder.

Abajo están sus suegros y dueños de la vivienda, Rito Lira Salinas, de 66 años y María Ignacia Muñiz, quienes descansaban tranquilamente.

César Gerardo dormía luego de andar de noche y sólo lo acompañaba Pedrito su hijo.

De pronto un corto circuito comenzó a incendiar la casa cuyo techo es de madera y lámina, por lo que rápido se propagó el fuego.

El niño comenzó a gritar y fue corriendo hacia donde estaban sus abuelitos, por lo que su papá se despertó y a punto estuvo de quedar atrapado entre las llamas.

"Mi casa se quemó, todo se quemó, mi nieto se vino con una vecina", alcanzó a decir María Ignacia, sentada en una mecedora.

Elementos de Bomberos y Protección Civil de Guadalupe arribaron al sitio, pero ya nada pudieron hacer por salvar las pertenencias de la familia.

Lo que se quemó fueron una lavadora, una estufa, tres camas, igual número de roperos, un comedor, un refrigerador, un microondas, un estéreo, bicicletas, una plasma, un dvd, ropa, entre otras cosas.

Vecinos del sector se quedaron sin luz y argumentaron que sus aparatos se dañaron al caerse un poste, por lo que esperan que la Comisión Federal de Electricidad se haga responsable.

Si usted desea ayudar a la familia, no dude en ir a ese domicilio o bien hablar al teléfono 83-41-60-67 y ellos, se lo agradecerán de manera infinita.

IRAM OVIEDO