SANDRA GONZÁLEZ
24 de diciembre de 2015 / 07:23 a.m.

Monterrey.- Bajo un estricto esquema de seguridad, se incineró la cocaína asegurada en una bodega de la colonia Nueva Morelos del municipio de Monterrey, cateada el pasado jueves.

Fueron 279 paquetes con un peso total de 331 kilogramos, 737 gramos y 700 miligramos los que ardieron en la pira, dentro de las instalaciones de la Séptima Zona Militar.

De acuerdo a las autoridades, esta droga significarían 900 mil dólares en el mercado negro, por lo que representa un fuerte golpe al crimen organizado.

Lo que ocurre después de un aseguramiento de droga, sean cantidades pequeñas o grandes, depende de la Procuraduría General de la República; el pesaje, la consignación y el resguardo.

Hasta el momento en que los militares colocan los paquetes en el lugar destinado para las incineraciones el Órgano de Control Interno de la dependencia federal está al pendiente.