AGUSTÍN MARTÍNEZ
12 de septiembre de 2015 / 07:34 p.m.

Monterrey.- Después de haber sido dada de alta del Hospital Universitario, Andrómeda, la infanticida de Cumbres, desde este fin de semana enfrenta cara a cara a la justicia.

Bajo un fuerte dispositivo, integrado por oficiales estatales y agentes ministeriales, la mujer acusada de asesinar a puñaladas a su bebé de siete meses, fue internada este sábado en el penal del Topo Chico.

Al filo de las 13:00 horas, Andrómeda Elisa Cordero Flores, de 31 años, recibió su alta médica de parte del doctor Alejandro Fuentes Ortiz.

Fuentes allegadas al caso señalaron que el internamiento se llevó a cabo después de que el pasado jueves se realizara en el hospital la audiencia de control de detención.

En ésta, el juez de la causa, a solicitud del Ministerio Público, determinó la referida medida cautelar para la ahora culpable.

Al ser cuestionados afuera del reclusorio, familiares de Andrómeda aseguraron que a ella le violaron sus derechos y garantías, por la manera y circunstancias en las que fue llevada a la penitenciaría, además, consideraron que ella aún no estaba en buenas condiciones de salud.

Asimismo, les pareció extraño todo el procedimiento, aunado al hecho de que no les cobraron la cuenta del hospital, que podría superar los 60 mil pesos.

Se quejaron también de que las autoridades no le notificaron al abogado defensor, ahora de oficio, luego de que fuera revocado el litigante Mauricio Castillo.