FRANCISCO CANTÚ
26 de enero de 2016 / 07:43 a.m.

Monterrey.- Cuando realizaban un patrullaje por calles de la colonia Moderna, elementos de la policía de Monterrey localizaron a un hombre ensangrentado y tirado en la banqueta de la calle Magnolia en su cruce con Laurel.

El joven identificado como Ernesto Salomé Guerrero de la Garza, de 18 años, mencionó a los elementos policiacos que se había caído, pues acudió al domicilio de una vecina para ayudarla a reparar un desperfecto en la energía eléctrica.

Tras ser cuestionados por los elementos en varias ocasiones, el lesionado mantenía su versión, aún y cuando era atendido por paramédicos de la Cruz Roja.

Pero todo se vino abajo para el afectado cuando su madre identificada como Delia de la Garza llegó al lugar y le exigió que dijera quién lo había golpeado.

Sin embargo la insistencia de la mujer no logró que el afectado diera más información sobre quién o quiénes lo habían atacado, por lo que finalmente madre e hijo se retiraron del lugar.