Agustín Martínez
13 de mayo de 2014 / 11:25 a.m.

Monterrey.- Con fracturas en la pierna derecha resultó un joven al momento de brincar una barda e introducirse a un domicilio ajeno, cuando presuntamente huía de la Policía, cuyos elementos se retiraron tras el incidente.

El dueño del inmueble despertó a causa del escándalo y, al ver malherida a la persona, solicitó la presencia de las autoridades y de los elementos de la Cruz Roja.

Los hechos se registraron momentos antes de las 3:00 horas del martes en el número 2540 de la calle Segunda Privada, en la colonia Garza Nieto, de la zona centro-norte de Monterrey.

En ese lugar fue auxiliado un joven que se negó a identificarse, pero que es conocido en el área bajo el sobrenombre de "El Chuy", de aproximadamente 27 años de edad.

"El Chuy", a quien se le apreció un tatuaje en la espalda con la palabra "Martínez", sufrió la fractura de la tibia y peroné derechos al brincar la barda de casi dos metros de altura.

Fue el señor Martín Coronado quien reportó el caso tras percatarse de la presencia del "intruso" en el patio de su domicilio, ubicado a pocos metros de las avenidas Venustiano Carranza y José María Luis Mora.

Coronado señaló que estaba dormido cuando de repente lo despertaron los ruidos. Al asomar por la ventana vio la luz de una lámpara de mano detrás de la reja, en el área de la banqueta.

"Yo escuché que alguien afuera le preguntaba al muchacho que si aquí vivía, y él le decía que sí. Me imagino que eran policías que venían atrás de él, persiguiéndolo", refirió el testigo.

Cuando el propietario de la vivienda salió para ver lo que ocurría, los supuestos oficiales ya se habían retirado sin dar ninguna explicación.

Martín Coronado llamó al número 60 y enviaron la ambulancia de la Cruz Roja y varias patrullas de la Policía Municipal.

En todo momento el sujeto se negó a identificarse; tampoco mencionó quién lo venía siguiendo o por qué se introdujo al domicilio ajeno.

El vecino expresó que "El Chuy" se dedica a limpiar parabrisas en el área de las vías del tren, en Carranza y Luis Mora, además de que hasta hace varios meses vivió en unos cuartos de renta ubicados en la misma privada.