4 de junio de 2014 / 11:16 a.m.

Escobedo.- Una discusión al calor de las bebidas alcohólicas terminó en tragedia en una colonia de Escobedo, pues un joven asesinó de una puñalada a su compañero de parranda durante las primeras horas del miércoles.

Mientras la víctima, con una herida en el abdomen, quedó sentada en un sillón dentro de una vivienda, el supuesto homicida fue sometido por varios vecinos que escucharon el altercado, y quienes lo entregaron a la Policía.

Los hechos se registraron alrededor de la 1:30 de la mañana en un domicilio ubicado en las calles Camino y Loma Cruz, en la colonia Colinas del Topo Chico.

Como Cipriano Hernández, de 21 años de edad, fue identificado el ahora occiso, según informaron fuentes de la Procuraduría de Justicia.

Por su parte, el supuesto agresor responde al nombre de Juan Carlos Ceja Hernández, de 27 años. No se precisó si había parentesco entre ambos.

Testigos del incidente señalaron que desde la noche del martes ambas personas habían estado ingiriendo bebidas alcohólicas, y ya entrada la madrugada comenzaron a discutir.

El altercado llamó la atención de los vecinos, pero ellos no le dieron tanta importancia, ante las frecuentes veladas que solían llevarse a cabo en ese sitio.

De pronto se percataron de que Cipriano había sido atacado con un cuchillo de cocina a la altura del abdomen, por lo que varias personas se apresuraron a prestarle auxilio.

Lo sentaron en un sofá y pidieron el apoyo de paramédicos de la Cruz Roja, pero a la llegada del auxilio prehospitalario el joven ya había fallecido debido a la pérdida abundante de sangre.

Para entonces algunos vecinos ya habían impedido que Juan Carlos huyera. Lograron someterlo en la vía pública luego de que abandonara el arma en la escena del crimen.

En unos instantes arribaron oficiales de la Policía Municipal y de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes entrevistaron a los principales testigos y se hicieron cargo del detenido.

Personal de la Dirección de Servicios Periciales recolectó diversas evidencias, entre estas el cuchillo, además de que analizó el sitio donde ocurrieron los hechos.

En el transcurso de la madrugada los restos de Cipriano Hernández fueron llevados al anfiteatro del Servicio Médico Forense del hospital Universitario, con el fin de realizarse los respectivos estudios legales.

 

FOTO: Agustín Martínez

AGUSTÍN MARTÍNEZ