AGUSTÍN MARTÍNEZ
4 de marzo de 2017 / 08:21 p.m.

ESPECIAL.- De no haber sido por la muerte, Valeria Abigaíl habría llegado lejos en el canto porque era una de sus pasiones. 

A sus 16 años formaba parte de la rondalla de la Prepa 25 de la UANL, donde cursaba el segundo semestre.

Sus compañeros la describieron como una persona llena de talento, con una gran sensibilidad y carisma.

El cuerpo de Valeria Abigaíl Rubí López fue velado en una funeraria de San Nicolás. Sus amistades sólo tienen palabras de aliento para su familia, pues la joven estudiante era una persona excepcional.

De lo que sí están seguros quienes conocieron a Valeria es que nunca la olvidarán. Siempre estará en sus mentes y en sus corazones, porque fue una persona de bien.

Los jóvenes lamentaron el accidente que les arrebató a "Vale". No pueden hacerse a la idea de que nunca más volverán a escuchar su voz.

A temprana hora del viernes, Rubí López se dirigía a tomar el camión para ir a la escuela.

Intentó cruzar la avenida Concordia a la altura de la calle Pino Albar, en la colonia Prados de los Pinos, en Apodaca, cuando fue atropellada por un veloz automóvil.

La conductora no respetó la zona escolar y la proyectó cerca de 20 metros, quedando sin vida junto a la banqueta.

La automovilista, identificada como Bertha Silva Sifuentes, de 26 años, permanece a disposición del Ministerio Público.