Francisco Cantú 
12 de abril de 2014 / 12:44 p.m.

Monterrey.- Lorenzo Antonio Coronado Niño de 23 años y su compañero de trabajo Francisco Ramos Santos de 26, decidieron convertir la Avenida Abraham Lincoln en una pista de carreras y el estado inconveniente en el que ambos se encontraban ocasionó que ambos chocaran contra la base de un anuncio de bandera.

Ambos trabajadores de una empresa aseguradora, no recordaron que esta avenida tiene una desviación al llegar al cruce de Raúl Rangel Frías y tras acabarse los carriles los dos vehículos se impactaron con el concreto de la base y salieron proyectados.

A la llegada de los elementos de Tránsito se imaginaron que ambos se encontraban sin vida, al ver como los dos automóviles había quedado destrozados, pero para su asombro uno de ellos, Lorenzo Antonio Coronado Niño quien iba a bordo de un automóvil Golf en color negro descendió del vehículo.

Mientras que Francisco Ramos permanecía en el interior de su vehículo Pointer en color blanco, con una herida en la cabeza y recostado sobre el asiento del copiloto.

Los uniformados solicitaron la presencia de una ambulancia, pues pensaban que esta persona estaba herida de gravedad, pero al reaccionar el joven le mencionó al oficial que no bajaba del vehículo debido a que con el impacto se le rompió su pantalón.

Paramédicos de la Cruz Verde acudieron al lugar y atendieron a los dos jóvenes, uno de una cortada en un brazo y el otro con una herida en la cabeza, pero se negaron a ser llevados a un hospital.

Lorenzo Antonio acababa de cumplir años y posiblemente regresaban del festejo y al ver la avenida con pocos vehículos, decidieron jugar una carrera la cual estuvo a punto de acabar con sus vidas.