ISRAEL SANTACRUZ
7 de enero de 2018 / 04:44 p.m.

MONTERREY.- Un presunto ladrón salvó la vida de milagro, luego de que su cómplice le cortara la garganta al reñir en una casa que intentaban saquear en calles de la colonia Vidriera, en Monterrey.

Los hechos ocurrieron presumiblemente durante la mañana de este domingo, cuando Miguel Ángel, de 29 años, habría ingresado a un domicilio que también funge como bodega de aires acondicionados sobre la calle Vidrio Plano, en la citada colonia.

Una vez en el patio, junto a su cómplice, habrían intentado abrir el domicilio, sin embargo, al encontrarse en estado de ebriedad, ambos ladrones comenzaron a discutir y de las agresiones físicas pasaron a los golpes, tras lo cual, el cómplice de Miguel Ángel lo atacó en la garganta, provocándole una lesión hasta la tráquea.

Al ver a su compañero herido y con sangre saliendo de la garganta, el cómplice huyó del sitio dejando a Miguel Ángel a su propia suerte. Luego de ser lesionado, el hombre escapó como pudo, no sin antes tomar una cortina blanca que se encontraba en el patio de una casa vecina, a fin de presionar la herida.

Ante ello vecinos que escucharon ruidos solicitaron la presencia de efectivos de la Policía de Monterrey, quienes acudieron al lugar. Sin embargo, al realizar la revisión del domicilio, del cual no se sustrajeron pertenencias, se pidió a los efectivos auxiliar un segundo reporte de una persona lesionada.

Al acudir al lugar donde la persona lesionada fue reportada, apenas a dos cuadras del domicilio, se encontró a Miguel Ángel envuelto con la cortina de la casa vecina, así como con la ropa manchada de sangre debido a la herida del cuello. Las huellas de las botas que portaba coincidían con las marcadas en la sangre encontrada en el patio de la propiedad allanada.

El hombre, en notable estado de ebriedad, cambiaba versiones que provocaron su lesión, desde que lo atacaron, hasta que cayó de su propia altura. Luego de ser atendido por elementos de Protección Civil de Monterrey y Cruz Roja, el hombre fue trasladado al Hospital Metropolitano, donde se estabilizaría y posteriormente sería trasladado al Parque Alamey.

Los paramédicos y rescatistas señalaron que la lesión estuvo a escasos centímetros de ser fatal y provocar la muerte del hombre.



dezr