AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de marzo de 2016 / 08:56 p.m.

Monterrey.- Un amplio sector del Barrio Santa Isabel, en Ciudad Solidaridad, se mostró conmovido por el caso de la pequeña Adriana y su padre, quienes fueron asesinados el pasado fin de semana en los alrededores de Houston.

La casa que hasta hace dos años habitaron en Monterrey se quedó en pleno proceso de remodelación.

Los vecinos de las calles La Pinta y La Niña, en dicho asentamiento, señalaron que Adriana era hija única y sus padres siempre se caracterizaron por su amabilidad.

La menor fue encontrada asesinada el miércoles en las afueras de Houston.


Adriana Coronado Cavazos,
de 13 años, desapareció el sábado 12 de marzo junto con su padre, el carpintero César Vladimir Coronado.

Él cuidaba de ella en Katy, Texas, a media hora de Houston, mientras la mamá estaba en Monterrey para realizarse una operación.

César fue hallado sin vida, baleado y semicalcinado, en una zanja cerca de Huntsville, a 100 kilómetros de Houston, la madrugada del domingo.

Durante tres días permaneció activa la Alerta Amber. Las autoridades locales comenzaron la búsqueda de la estudiante y contaron con el apoyo del FBI.

La Policía supone que la niña fue ultimada debido a que atestiguó el asesinato de su padre.

La señora Adriana Coronado, madre y esposa de las víctimas, se trasladó a aquella región.

En el transcurso de la semana los cuerpos podrían ser traídos a Monterrey.