AGUSTÍN MARTÍNEZ
29 de agosto de 2015 / 06:51 p.m.

Monterrey.- Con diversas lesiones resultó un adolescente tras impactar el auto que conducía contra una camioneta, la cual se le atravesó repentinamente y lo proyectó contra un vehículo estacionado.

El hecho provocó la movilización de paramédicos de la Cruz Roja, cuyo puesto se localiza a pocos metros de donde se registró el accidente.

Los hechos fueron reportados alrededor de las 13:00 horas en la avenida Alfonso Reyes y la calle Manolo Martínez, en la colonia Del Prado, de Monterrey.

Como Gerardo Jesús Carrera Chávez, de 16 años, se identificó el menor de edad que fue auxiliado por los socorristas.

El joven iba al volante de un automóvil Chevrolet Cruce color blanco, con placas de circulación de Nuevo León.

Se desplazaba de sur a norte por la avenida Alfonso Reyes, con vía libre, cuando de repente se le atravesó una camioneta Dodge tipo panel en color blanco.

Dicha unidad era conducida por Esteban Alvarado Bravo, de aproximadamente 40 años de edad y quien resultó ileso.

Alvarado Bravo avanzaba inicialmente por Alfonso Reyes hacia el sur, pero a la altura de la plaza de toros tomó el retorno, e indebidamente trató de cruzar todos los carriles que van hacia el norte, para proseguir por la calle Manolo Martínez rumbo al oriente.

Intentó ganarle el paso al automóvil Cruce pero no lo consiguió. Hubo un brusco choque entre ambas unidades, y el vehículo compacto se proyectó hacia el estacionamiento de una tienda de conveniencia.

El coche estuvo cerca de introducirse al negocio, pero se estrelló contra una camioneta Nissan XTrail color arena, que estaba estacionada cerca de la puerta.

El propietario de la XTrail, de nombre Jaime Hernández, señaló que él y su esposa estaban comiendo en un puesto de tacos a menos de 20 metros.

Tenían apenas unos minutos de haber llegado y sólo escucharon el fuerte golpe, por lo que solicitaron el respectivo auxilio al ver al muchacho lesionado.

Socorristas de la Cruz Roja llegaron en pocos minutos y atendieron a Carrera Chávez, a quien trasladaron en condiciones de salud estables a una clínica particular.

El adolescente se quejaba de fuertes dolores en las piernas y en el tórax; en todo momento estuvo consciente y pudo comunicarse por teléfono con sus familiares.