31 de mayo de 2014 / 12:55 a.m.

Monterrey.- Después de cinco años de haber iniciado una batalla legal, un ama de casa logró justicia. Ella denunció a su ex esposo por lesiones y violencia familiar, por lo que este viernes fue sentenciado a 11 años y seis días de prisión y aunque está libre bajo fianza, puede llegar a ser detenido para cumplir la pena.

Se trata del mecánico Alejandro González Ramírez, de 55 años de edad, quien actualmente goza de la libertad caucional que logró el 3 de agosto del año pasado, después de garantizar una fianza y multas por 50 mil pesos.

De acuerdo al proceso que concluyó el juzgador, fue en febrero del 2009, cuando González Ramírez fue denunciado, por primera, vez por su esposa Margarita Hernández Grimaldo, de quien en ese tiempo tenía cuatro meses de separada.

En esa ocasión, la mujer lo señaló como responsable de múltiples lesiones que le causó en distintas partes del cuerpo, porque se negó a regresar a su lado.

Ese ataque ocurrió en el domicilio que compartieron durante 29 años en la calle Linares, de la colonia Topo Chico, en Monterrey.

A estos hechos se sumaron otros cuatro registrados en los meses de mayo, junio y julio de ese mismo año.

El 9 de junio del 2009, Alejandro González atacó a una de sus hijas, cuando trató de intervenir para que dejara de molestar a su madre. Un día después golpeó y encerró a su esposa, quien tuvo que ser rescatada por elementos policiacos, quienes le ayudaron a bajar de la azotea del domicilio, donde se había refugiado para evadir a su agresor.

Después de la última agresión ocurrida en julio, González Ramírez volvió a recuperar su libertad bajo fianza, como las anteriores ocasiones, pero incumplió con su registro y el juez que conocía su caso ordenó la reaprehensión que le concretaron al titular del juzgado primero, donde este viernes lo sentenciaron.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL