18 de enero de 2014 / 09:20 p.m.

Monterrey.- Lejos de asesinar a su propio padre, lo que buscaba Ingrid Jiménez Castro, de 18 años era que él dejara de agredir a su madre, por lo que intentó detenerlo con el arma blanca que finalmente le quitó la vida.

Fuentes estatales señalaron que Obdulia Castro, la madre de familia, ya se encuentra en libertad, sin embargo, Ingrid Jiménez se encuentra a disposición de la Agencia Estatal de Investigaciones, y a lo que señale el Ministerio Público.

Acorde a los hechos y los vecinos, señalan que ocasionalmente se escuchaba la voz de Sergio Jiménez Camarillo, el hoy occiso, que hablaba a su familia con voz fuerte, más nunca fueron testigos directos de agresiones verbales o físicas.

Incluso también señalaron que se observaba que salían en un taxi, vehículo donde Sergio Jiménez laboraba, y en el que paseaban.

Los vecinos de la familia Jiménez Castro, quienes habitan el 105-A de Cuarta Cerrada, de la colonia Valle de Infonavit, mencionan que Ingrid Jiménez es madre soltera de una bebé de apenas seis meses, e incluso el abuelo era cariñoso con ellas, así como con otras dos hijas menores de edad, de 15 y 12 años.

El día de los hechos, señalaron, se escuchaba que los padres discutían, estando presentes además de ellos un primo de Obdulia Castro e Ingrid Jiménez, quien finalmente para detener las presuntas agresiones de su padre le propinó dos heridas en la espalda con un cuchillo, justo a la altura del omoplato.

Al ver lo ocurrido los testigos señalaron que la joven salió de la casa pidiendo ayuda, asegurando que su padre se había caído y golpeado la cabeza sobre una mesa, sin embargo al arribo de las autoridades conocieron los fatales hechos.

ISRAEL SANTACRUZ