AGUSTÍN MARTÍNEZ
16 de abril de 2015 / 09:29 p.m.

Monterrey.- Luego de ser liberado tras su retención por parte de la Procuraduría de Justicia, el médico Jesús Sepúlveda Durán regresó a su consultorio.

Trascendió que, durante la mañana del jueves, el profesionista estuvo atendiendo diversos asuntos y revisando pendientes, en su oficina ubicada en el primer cuadro de la ciudad.

Se acudió en busca de una entrevista, con el fin de que el cirujano hiciera efectivo su derecho de réplica, y señalara públicamente lo ocurrido la tarde del lunes en el quirófano.

Una mujer, aparentemente asistente del doctor, confirmó su presencia en el inmueble, que se localiza en la calle Padre Mier casi esquina con Serafín Peña, en la zona de La Purísima.

Sin embargo, tras llevar el recado, la oficinista expresó que el galeno no estaba aún en condiciones de hacer un pronunciamiento, pues debía revisar algunos documentos.

En voz de la asistente, Sepúlveda Durán afirmó que sería hasta la próxima semana, tentativamente el lunes, cuando podría conceder una entrevista.

El titular de la clínica denominada SEDU, especializada en cirugías estéticas, permaneció a disposición del Ministerio Público durante los días martes y miércoles de la presente semana.

Lo anterior para rendir declaración en torno al caso de la señora Enriqueta Margarita Reyna Sáenz, de 45 años, quien falleció mientras le practicaban una intervención de rejuvenecimiento.

El hecho se registró la tarde del pasado lunes 13 de abril en el referido consultorio, a donde acudieron en su momento elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Dirección de Servicios Periciales.

El profesionista se presentó en forma voluntaria ante el representante social, e indicó el procedimiento realizado en la intervención a Reyna Sáenz.

Hasta el momento las autoridades estatales establecieron que la paciente murió a causa de una complicación cardíaca, pero continúan indagando para determinar el origen de ese problema.

La Secretaría de Salud informó que, aunque la clínica cuenta con los debidos permisos oficiales, el médico carece de cédula de especialista.

La mujer fallecida era estilista y tenía su domicilio en la colonia Cumbres Elite, en la zona poniente de la ciudad de Monterrey.