AGUSTÍN MARTÍNEZ 
7 de octubre de 2016 / 09:49 a.m.

MONTERREY.- El joven que fue acusado de estrangular a su esposa en el municipio de El Carmen, e incinerar el cuerpo en un despoblado de Salinas Victoria, recuperó su libertad.

Fue el pasado fin de semana cuando Jonathan Isaí Villarreal Rodríguez abandonó el penal de Cadereyta, donde estuvo preso más de dos años tras la muerte de Perla Rocío García Luna.

Al considerar que la autoridad investigadora cometió serios errores y abusos, magistrados del Tribunal Superior de Justicia revocaron la sentencia de 25 años de cárcel que un juez había dictado en marzo.

El abogado Pedro Moreno Robles defendió a Villarreal Rodríguez durante casi todo el proceso, hasta las conclusiones de la defensa.

Perla Rocío, de 24 años, fue encontrada sin vida y calcinada el 20 de septiembre de 2014, en un monte a seis kilómetros de la Hacienda Mamulique, en Salinas Victoria, 13 días después de que sus familiares reportaron su desaparición.

Según la Policía, fue el propio marido, de 30 años, quien la habría estrangulado en su casa de la colonia La Noria, en El Carmen, y luego trasladó el cadáver en una camioneta.

El informe oficial indicó que Villarreal Rodríguez se entregó en la ciudad de León, agobiado por el remordimiento. Sin embargo, la defensa demostró que fueron otras las circunstancias.

Presuntamente el técnico industrial fue torturado para que confesara, aún en el trayecto a Monterrey.

Por ahora se desconoce el paradero de Jonathan Isaí. La vivienda de sus padres en El Carmen está sola, al igual que la casa de renta donde vivió con su pareja.