REDACCIÓN
27 de mayo de 2016 / 08:16 a.m.

Monterrey.- Aunque, el pasado viernes 20 de mayo, el gobernador anunció la detención del segundo al mando del Cártel del Noreste que operaba en la entidad, la realidad es que Dagoberto Padilla Ramírez recuperó su libertad el mismo día que se hizo pública su captura.

Fueron elementos de Fuerza Civil, quienes detuvieron en un operativo al líder criminal y a uno de sus cómplices identificado como Apolinar Hernández Solís y les aseguraron 17 gramos de mariguana.

Los uniformados estatales realizaron la detención después de que recibieron un mensaje por Whatsapp en el que les informaban que Padilla Ramírez, quien estaba delinquiendo en los municipios de Juárez y Cadereyta, acababa de establecer su centro de operaciones ilícitas en el municipio de García.

En el mensaje anónimo informaron la ubicación del presunto integrante de la delincuencia organizada, por lo que los policías del estado fueron a buscarlo y lo capturaron.

Inmediatamente después de detenerlo, junto con su cómplice, los uniformados estatales lo dejaron a disposición del agente del Ministerio Público que registró su detención en el Centro de Operaciones Estratégicas, a donde, aseguran, tardó más en llegar que en salir.

Pues mientras el gobernador anunciaba con “bombo y platillo” su detención, Padilla Ramírez y su cómplice fueron liberados con una “supuesta” fianza que les fijó el representante social que les inició la carpeta judicial por la posesión simple de mariguana.

Presuntamente, para subsanar esa situación, el fiscal que inició la investigación solicitó en el área de Gestión del Poder Judicial la audiencia, como reos libres, por el mencionado delito y se programó para este viernes a las 11:00 horas en una sala del municipio de San Nicolás.