12 de mayo de 2014 / 11:34 a.m.

Dos adolescentes se encontraban amarradas junto con la mujer, pero estas no fueron liberadas.

García.- El tener 30 años le permitió a una mujer liberarse de varios sujetos que horas antes la habían subido a la fuerza a una camioneta en el municipio de García.

Sus plagiarios mantenían privadas de la libertad también a dos jovencitas de 15 ó 16 años, y por medio de un radioteléfono recibieron la orden de que la liberaran, pues rebasaba la edad que su jefe estaba indicando.

Este caso quedó al descubierto alrededor de las 00:00 horas de este lunes en el centro de Monterrey, donde la afectada fue bajada de la camioneta, no así las dos adolescentes.

Fue en el cruce de las avenidas Cuauhtémoc y Juan Ignacio Ramón, frente al hospital 21 del IMSS, donde la mujer fue abandonada y desde allí pidió auxilio.

La víctima comentó que como a las 21:15 horas del domingo caminaba por las calles Imperial y San José, en la colonia Valle de Lincoln, del municipio de García.

De dirigía a una tienda a comprar refrescos cuando de repente fue interceptada por dos o tres sujetos que viajaban en una camioneta Ford Lobo color negra.

Los desconocidos, aseguró, la tomaron por la fuerza y la subieron a la unidad, donde ya llevaban plagiadas a las dos jovencitas, aparentemente menores de edad.

Indicó que durante un largo rato recorrieron diversas calles y avenidas hasta llegar al centro de Monterrey. En el trayecto le propinaron diversos golpes y patadas.

Cuando avanzaban cerca del hospital de Zona uno de los delincuentes habló por radio con otra persona, quien le preguntó la edad de las mujeres.

Al saber que una de ellas tenía 30 años, el interlocutor les indicó a los maleantes que la dejaran libre, pues requería mujeres más jóvenes.

De ese modo la bajaron de la camioneta y la afectada caminó unos metros hacia el área de El Obelisco, donde pidió ayuda a unas personas y ellas llamaron a la Policía.

Al lugar llegaron socorristas de la Cruz Verde de Monterrey, quienes revisaron a la afectada y descartaron lesiones, por lo que se quedó en una patrulla de la Policía Municipal.

Momentos más tarde hicieron presencia elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes trasladaron a la víctima al edificio policiaco para que asentara su denuncia.

Con respecto a las dos adolescentes ya mencionadas, de ellas se desconocen sus datos y también si sus familiares presentaron la respectiva queja por la desaparición.

Agustín Martínez