REDACCIÓN
1 de junio de 2016 / 05:48 p.m.

Monterrey.- El líder del cártel del Golfo que fue ejecutado este martes, Oziel Azael Salas Hernández, murió, irónicamente, el mismo día en que las autoridades del Tribunal Superior de Justicia confirmaron el auto de libertad que recibió en octubre del año pasado al ganar un incidente que promovió contra el auto de formal prisión que enfrentaba por varios homicidios, un secuestro y agrupación delictuosa.

Fue la magistrada de la Cuarta Sala Unitaria, María Nancy Balbuena Estrada, la que confirmó el auto de libertad a favor de Salas Hernández, a quien la Procuraduría de Justicia le había atribuido su presunta responsabilidad en una serie de homicidios y secuestros con los que, presuntamente, consiguió el dinero para llevarse a sus cómplices y a toda sus familiares de paseo a Cancún.

La notificación de la confirmación de dicha resolución llegó este miércoles al juzgado segundo penal de Monterrey, donde Oziel Azael era procesado por los mencionados delitos, en cinco expedientes que se acumularon.

La libertad del supuesto líder criminal que fue detenido en abril del 2012 se desencadenó de la resolución de un incidente de libertad que resolvió, en su momento, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Carlos Emilio Arenas Batiz.

El magistrado presidente emitió su falló a favor del trámite que realizó Jorge Alberto Martínez Rodríguez, quien supuestamente formaba parte de la banda de secuestradores que dirigía Oziel Azael Salas.

Martínez Rodríguez fue el primero en promover y ganar el incidente de libertad por desvanecimiento de datos y sus argumentos quedaron acreditados, porque demostró que fue detenido ilegalmente a finales de abril del 2012, casi un mes después del homicidio que le atribuían.

Al conocer el triunfo legal que había tenido Jorge Alberto Martínez, sus cómplices Edgar Leobardo Ruiz González, José Roberto Crispín Álvarez, Edwin Alberto Almanza Flores, Jorge Ánibal Treviño Hernández, Salvador Antonio Rojas Varela, Israel Reyes Pequeño y Oziel Azael Salas Hernández realizaron el mismo trámite y ganaron, por lo que , el 28 de octubre del año pasado, recuperaron su libertad.

El único integrante de la supuesta banda criminal que continúa preso es Jorge Aníbal Treviño, porque enfrenta otros procesos por los mismos delitos.

Por su parte, Oziel Azael Salas Hernández fue nuevamente detenido el 15 de diciembre del año pasado por protagonizar un asalto con violencia en una clínica dental de San Nicolás, donde tras amagar a varias personas, se apoderó de 700 pesos.