FRANCISCO CANTÚ
14 de octubre de 2015 / 07:24 a.m.

Monterrey.- De manera milagrosa una madre de familia y sus dos pequeños hijos resultaron ilesos tras protagonizar un fuerte accidente sobre la avenida Fidel Velázquez.

Eran aproximadamente las 01:00 horas de este miércoles cuando la dama se desplazaba por la mencionada avenida a bordo de un automóvil Jetta en color negro.

Pero de acuerdo a las declaraciones que la conductora proporcionó a las autoridades, uno de sus pequeños comenzó a llorar por lo que ella trató de calmarlo.

Las cosas se complicaron cuando el llanto del menor subió de intensidad, y al querer ponerle atención al niño, perdió el control del volante y derrapó metros antes de salir del paso a desnivel de la avenida Manuel Barragán.

En su recorrido, el automóvil derribó dos postes, uno de madera y otro de concreto, para después finalizar incrustado en la barda de un domicilio.

Los cables de alta tensión y los de una empresa de telefonía, quedaron tirados sobre los carriles de circulación al poniente de la avenida.

La madre de familia y sus hijos fueron atendidos por paramédicos, pero afortunadamente ninguno de ellos presentaba lesiones.

El tráfico se vio afectado, ya que la avenida fue cerrada mientras que se llevaban a cabo los trabajos para el retiro de los postes.