MARCIAL PASARÓN
22 de agosto de 2016 / 07:06 a.m.

MONTERREY.- Por segundo día consecutivo, una hora de lluvia bastó para que el área metropolitana se colapsara y los cuerpos de auxilio se movilizaran en diferentes puntos de la ciudad.

El aguacero que comenzó a caer desde las 9 de la noche del domingo provocó el cierre de algunos pasos a desnivel.

La lluvia llegó a inundar las partes bajas de la avenida Gonzalitos a la altura de la avenida Lincoln.

En ese lugar las fuertes corrientes que bajaron por esas arterias desquiciaron la vialidad y en cuestión de minutos arrastraron varios automóviles y pusieron en riesgo la vida de algunos peatones.

En ese sitio un conductor de nombre Rafael González vela, de 44 años, fue rescatado por personal de la Cruz Verde de Monterrey.
González Vela fue arrastrado junto con su automóvil y en su afán por ponerse a salvo salió del auto pero quedó atrapado en medio de ambas corrientes.

El afectado estuvo muy cerca de que la fuerza del agua lo empujara al drenaje pluvial el cual no cuenta con la rejilla.

Sin embargo, la oportuna intervención de los paramédicos de la Cruz Verde evitó la tragedia.

En otros puntos de la ciudad, vehículos quedaron varados debajo de los puentes a desnivel.

En el cruce de la avenida Díaz Ordaz y Aarón Sáenz, un automóvil Stratus quedó completamente cubierto por el agua que se acumuló en ese sitio.

Asimismo el encharcamiento en la avenida Antonio L. Rodríguez y el puente atirantado provocó que un tráiler quedara varado.

En Morones Prieto y Gómez Morín, un camión urbano se atoró sobre el camellón central de la avenida.