18 de marzo de 2014 / 08:23 p.m.

Monterrey.- Un comerciante dueño de un negocio de carburadores fue encontrado asesinado a golpes en el interior de su domicilio, además de que tenía los pies amarrados con cinta de aislar.

El crimen fue descubierto alrededor de las 11:30 horas en su departamento ubicado en los Condominios Reforma, que se ubican por las calles Batallón de San Blas, entre Ruperto Martínez y Espinoza, cerca de la colonia Obrera y el centro de Monterrey.

La víctima se llamaba Enrique Garza Garza, de 68 años de edad, propietario de los negocios "Carburadores Henry", con dos sucursales en la colonia Madero, también al oriente de la capital regiomontana.

De acuerdo a las indagaciones, fue su hijo, de quien no se dieron sus generales, quien dijo a las autoridades que tenía varios días de no saber nada de su señor padre.

Debido a lo anterior se dirigió al departamento de su progenitor, pero al tocar la puerta no le abrieron, ni contestaba llamadas al teléfono.

Tras tomar las llaves del domicilio entró, pero cuál sería su sorpresa que lo vio sobre su cama, en la cual había manchas de sangre y tenía los pies amarrados con cinta de aislar.

El joven salió de la casa para dar aviso a las autoridades y cuerpos de auxilio, arribando elementos de la Policía de Monterrey quienes de inmediato acordonaron la zona tras enterarse de la presencia del cadáver.

Al darse la voz de alerta, el sitio de vio lleno del personal de la Agencia Estatal de Investigaciones, así como de Servicios Periciales.

Lo que no se dio a conocer es cuántas horas o días tenía de muerto, pero todo indica que al comerciante lo asesinaron a golpes, a reserva de la autopsia.

También se investiga el móvil del robo, sin descartarse otra línea en torno a los hechos.

Vecinos de los Condominios Reforma mostraron su indignación y preocupación, ya que aseguraron, era una zona muy tranquila donde nunca pasaba algo malo.

El cuerpo de Garza Garza fue llevado al anfiteatro del Hospital Universitario.

 Iram Oviedo