24 de febrero de 2014 / 10:40 p.m.

 La banda delictiva, integrada por una mujer y un menor de edad, fue ubicada tras el rastreo de la cuenta bancaria en la que les depositaron el dinero.

 

Monterrey.- La Policía Ministerial capturó a cuatro personas que a principios de febrero secuestraron a un maestro universitario en Linares, a quien asesinaron después de cobrar 110 mil pesos como rescate.

La banda delictiva, integrada por dos sujetos, una mujer y un menor de edad, fue ubicada tras el rastreo de la cuenta bancaria en la que les depositaron el dinero.

Los presuntos secuestradores y homicidas son Víctor José Vigil Silva, de 21 años de edad; Gissela Judith Hernández Zúñiga, de 21 y Salvador Silva Cruz, de 37, además de un adolescente de 17 años.

Ellos están acusados del crimen del profesionista Ricardo Encina Romo, de 34 años de edad, quien se desempeñaba en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Encina Romo fue privado de la libertad el 7 de febrero cuando se desplazaba por calles de Linares en un automóvil Cross Fox.

Sus plagiarios lo ocultaron en una casa de seguridad y se pusieron en contacto con los familiares, con el fin de pedir una fuerte cantidad a cambio del rescate.

Pese a que la familia del maestro universitario entregó más de 100 mil a cambio de la liberación, los delincuentes no tuvieron piedad y de cualquier forma lo ultimaron.

"Al día siguiente (del secuestro) recibieron un pago de 100 mil pesos en una cuenta bancaria por la liberación del maestro, sin embargo, no lo hicieron y decidieron pedir 10 mil pesos más, pero luego de recibir el segundo pago decidieron privarlo de la vida", informó Jorge Domene Zambrano, vocero estatal y jefe de la Oficina Ejecutiva del Gobernador.

Cabe destacar que el dinero fue entregado por medio de una cuenta bancaria, situación que fue investigada por las autoridades.

"Al investigar la cuenta bancaria donde se depositó el dinero por el pago del rescate, se dio con el paradero de la mujer detenida y ésta reveló la identidad y ubicación de sus cómplices", refirió el funcionario.

Domene Zambrano descartó que estos hechos estén vinculados con actividades del crimen organizado, aunque tampoco explicó si los inculpados contaban ya con antecedentes penales.

"Este caso en particular no tiene relación con la delincuencia organizada, como en su momento se pudo haber manejado en algunos medios", puntualizó.

El grupo delictivo podría recibir un castigo de más de 50 años de cárcel por el plagio y homicidio, aunque por el momento se encuentran sujetos a las indagatorias del Ministerio Público.

Agustín Martínez