AGUSTÍN MARTÍNEZ
13 de septiembre de 2015 / 02:50 p.m.

Monterrey.- En medio de la tristeza que invade a los habitantes de la colonia Topo Chico tras el atropello y muerte de Angelita, sus familiares se enfrentan a la pena de no poder recuperar los restos para darles cristiana sepultura.

A dos días del accidente, el cuerpo continúa en el Servicio Forense debido a que los deudos no cuentan con los documentos oficiales de identificación.

María de los Ángeles Torres Serrato, de 75 años, habitaba en la calle Linares desde hace más de tres décadas. Vivía con su segundo esposo, alcohólico y desempleado, así como con su suegra, de casi 100 años.

Ella era originaria de Michoacán y tuvo tres hijos de su primer matrimonio, pero ninguno la frecuentaba.

La juez de barrio apoyó con la entrega de una constancia de residencia, firmada por testigos, pero no fue suficiente.

Arrollada por repartidor
La juez de barrio apoyó con la entrega de una constancia de residencia, pero no fue suficiente. | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Torres Serrato falleció la tarde del viernes al ser arrollada por un camión de agua purificada, a escasos 30 metros de su domicilio.

El accidente ocurrió momentos antes de las 15:00 horas en las calles Villaldama y Linares, cuando la señora se dirigía a la casa de una vecina.