AGUSTÍN MARTÍNEZ
23 de julio de 2015 / 09:10 p.m.

Monterrey.- El día que el pequeño Luis Ángel cumplió cuatro años, su única compañía fue un grupo de entusiastas y dedicados médicos, comprometidos en una ardua y extenuante jornada en la que lo sometieron a cinco cirugías.

Pasó su cumpleaños en una sala de operaciones de reconocido hospital de la ciudad de Galveston, Texas, mientras su madre oraba afuera por su recuperación.

“Y pues estaba en cirugía, y ahí según le iban a hacer un pastelito y algo así, pero no pudo estar, porque estaba inconsciente”, relató la madre del niño, Juana María Santiago Hernández.

Ese día, mientras otros pacientitos disfrutaban de una merienda en su honor, Luis Ángel fue intervenido quirúrgicamente de la boca, las axilas y los codos, en un afán de reconstruirle los tejidos, dañados en marzo a causa de severas quemaduras.

Durante los cuatro meses que estuvo internado en el Shriners Hospital, fue sometido a aproximadamente 25 cirugías.

“Los primeros dos meses fueron como 13 cirugías, y lo demás no se ya. Fueron más, y hasta ahora antes de venirnos, me le hicieron siete”, expresó Juany.

Por su parte, Ana Santiago, hermana de Juana María y cuyo hijo Diego de Jesús también sufrió muy graves quemaduras, volvió a hacer el llamado para que la gente los apoye económicamente.

Sin embargo, en medio del drama que ellas enfrentan, no ha faltado el bromista que sólo les llama para causarles molestias.

“Ah, sí, hay gente que se aprovecha de eso y nada más es para molestar, pero pues no se trata de eso; se trata de apoyar”, agregó Ana.

Las personas pueden depositar sus donativos en la cuenta 4098-5130-1014-3110 del banco Bancomer.

“Pues sí, para que la gente que quiera venir, gente de buen corazón para apoyar, pues puede venir; y todo esto es por los dos pequeños, por los niños”, puntualizó.

Los primitos resultaron afectados la tarde del pasado 15 de marzo, al registrarse un flamazo en el patio de su casa, cuando un vecino se disponía a ayudarles a sus mamás a desconectar un tanque de gas de 25 kilos, para reabastecerlo.

El hecho ocurrió en la vivienda número 3025 de la calle Aguascalientes, en la colonia Colinas del Aeropuerto, del municipio de Pesquería.