11 de junio de 2014 / 11:31 a.m.

Ciénega de Flores.- A sus 23 años, con tres hijos que mantener y sin saber nada de su esposo en varios meses, Alejandra tomó la determinación de mudarse de Nuevo Laredo y buscar mejor suerte en Monterrey.

Por desgracia el destino no se lo permitió, pues cuando se dirigía a la capital de Nuevo León, un tráiler impactó a la camioneta en la que viajaba junto con sus pequeños y una pareja de amigos que le daría alojamiento.

Alejandra Lizeth Vela Alvarado, quien habitaba en la calle Doctor Mier, en el centro de Nuevo Laredo, perdió la vida y su cuerpo quedó atrapado bajo la unidad, que volcó fuera de la carretera tras ser proyectada por alcance.

En el accidente quedó lesionado su hijo Toninho, de tres años, así como su amiga Rocío Sánchez Mejía, de 38.

Los otros dos menores, Dareck y Dominic, de cinco años y de aproximadamente seis meses de edad, respectivamente, no sufrieron lesiones.

También quedó ileso el conductor de la camioneta y pareja de Sánchez Mejía, José de Jesús Ojeda Jiménez, de 35 años y quien habita en la colonia Los Huertos, en Juárez, Nuevo León.

Todos ellos viajaban en una unidad de pasajeros marca Ford Explorer color arena, con matrícula de Nuevo León.

El percance ocurrió alrededor de las 00:30 horas del miércoles en el kilómetro 43 más 500 de la autopista Nuevo Laredo-Monterrey, en jurisdicción de Ciénega de Flores.

Como supuesto responsable de esta tragedia es investigado el trailero Ignacio Aarón Mayén, de 29 años.

Esta persona iba al volante de un camión de la marca International, propiedad de la empresa Servicio de Transportación Jaguar, y el cual arrastraba una caja seca o cerrada.

Las autoridades suponen que el camionero se quedó dormido mientras conducía, pues de otra manera no se explica el tipo de colisión sin frenamiento previo sobre el carril derecho.

Paramédicos de la Cruz Roja se dirigieron hasta aquella zona del norte del estado para prestar el auxilio de manera oportuna.

Con la premura del caso trasladaron a los dos lesionados al hospital Universitario, al igual que a los dos niños ilesos para que los revisaran en forma adecuada.

Un testigo que se identificó como Gilberto Morantes, quien viajaba en una grúa desde Nuevo Laredo, explicó que circulaba atrás del tráiler y se detuvo para auxiliar a los afectados.

Indicó que la madre de los niños falleció ante él, por lo que no permitió que los menores la vieran.

"El niño más grandecito en ningún momento vio a su mamá. De repente se me acerca y me dice muy triste: Señor: Diosito me acaba de decir que mi mamá se murió… que tiene sangre en la boca y que se le dobló una pierna. Eso me dejó helado, muy sorprendido", expresó el hombre de aproximadamente 60 años.

FOTO: Agustín Martínez

AGUSTÍN MARTÍNEZ