MULTIMEDIOS DIGITAL
8 de septiembre de 2015 / 06:59 p.m.

Monterrey.- La mujer que la noche del lunes asesinó a su bebé de apenas cuatro meses de edad e hirió a sus otros dos niños de cuatro y cinco años, presentaba una denuncia en su contra por desaparición forzada, misma que fue interpuesta en la ministerial del Centro de Orientación y Denuncia (CODE), en San Jerónimo.

Horas antes de que atacara a los menores, la suegra de Andrómeda Elisa Cordero Flores, de 35 años, interpuso la denuncia por desaparición forzada, luego de recibir amenazas por parte de su nuera, quien le aseguró que se había “librado” de su hijo.

La mujer de inmediato interpuso la denuncia la tarde del lunes luego de no haber localizado a su hijo desde las 10:00 horas.

Una fuente allegada a las investigaciones, informó que Andrómeda Elisa convenció a su esposo de salir muy temprano, como parte de las terapias que ambos recibían para rescatar su matrimonio, sin embargo, la mujer con engaños llevó al hombre a un centro de rehabilitación alegando que recibía maltratos y que él padecía de sus facultades mentales.

Una vez en el centro clínico, el hombre se pudo contactar a un abogado, que horas más tarde le ayudó a salir.

Al arribar a su domicilio, casi 12 horas más tarde, la mujer amenazó al hombre con asesinarlo, sin embargo, cuando éste buscó a los menores ya los tres presentaban heridas de arma blanca.

Fue el propio padre quien llamó a los paramédicos para el auxilio de la pequeña Elizabeth, pero ésta murió en su domicilio a causa de las lesiones que le propinó su madre con un cuchillo, mientras que Jesús y Lucía, de cinco y cuatro años respectivamente, se encuentran graves en un hospital de la localidad.

Fue hasta este martes que, al abrir la carpeta de las investigaciones, las autoridades estatales se percataron de que Andrómeda Elisa Cordero Flores presentaba una denuncia por parte de su suegra, quien aseguró haber recibido amenazas de muerte.