AGUSTÍN MARTÍNEZ
3 de agosto de 2017 / 08:39 p.m.

MONTERREY.- Durante el tiempo que Adelaida vivió con su esposo, fue víctima de malos tratos y agresiones físicas, pero hasta ahora la Policía no ha encontrado indicios que lo vinculen a él con el homicidio de la joven.

A casi un mes del asesinato, el cuerpo de la víctima permanece en el Servicio Forense, pendiente de pruebas de ADN para acreditar la identidad.

Adelaida González Ramos tenía 20 años. Originaria de la Huasteca Potosina, vivía con su esposo, su hijo, un cuñado y la esposa de él.

Habitaba en la colonia Tacubaya, de Guadalupe, donde desapareció el pasado 7 de julio.

Trascendió que en junio, cansada de los malos tratos, decidió separarse y llevar a su hijo Axel, de 2 años de edad.

Quienes la conocieron indicaron que era muy reservada.

El 10 de julio se reportó el hallazgo del cadáver de una mujer en General Zuazua.

Ocho días después, un niño identificado luego como Axel fue encontrado deambulando en una plaza comercial en Escobedo.

Nadie relacionó ambos casos. El día 20 el papá del niño se presentó en el DIF-Capullos, pero no le dieron la custodia al considerarse que no era apto, y no era lo mejor para Axel.

Días después se estableció que la mujer asesinada en Zuazua era la madre del menor, pero se desconoce quién y por qué le dio muerte.



dat