AGUSTÍN MARTÍNEZ 
16 de marzo de 2015 / 09:38 p.m.

Marín.- Las notas musicales de un mariachi enmarcaron el último adiós del joven Rogelio Contreras Rivera.

El músico, de 20 años, fue sepultado al mediodía del lunes fuera del área metropolitana.

El joven Rogelio Contreras fue despedido ante cientos de personas, entre amigos y familiares, en el panteón Las Tres Cruces, que se localiza sobre la carretera a Miguel Alemán, antes del acceso al municipio de Marín, Nuevo León.

Músico asesinado
Tenía dos años tocando con Los Cumbiamberos RS | ESPECIAL 

Contreras Rivera era el mayor de dos hermanos. Creció en la colonia Independencia, y desde muy pequeño tuvo el gusto por la música.

Desde que tenía unos 10 años de edad se ponía a tocar con botes de plástico que simulaban una batería, dijo uno de sus familiares.

El gusto lo habría heredado de su abuelo, quien desde hace varias décadas se dedica a tocar el acordeón en diferentes grupos de música regional.

Tenía dos o tres años tocando con Los Cumbiamberos RS, donde se encargaba de los timbales, aunque también dominaba la trompeta.

Rogelio, a quien llamaban de cariño "Chicken" o "Pollito", era una persona tranquila y aparentemente sin problemas, según dijeron algunos de quienes lo conocieron.

Sus restos fueron velados durante el domingo y parte del lunes en una funeraria del centro de Monterrey.

Despiden a músico con mariachi

Sus compañeros de la agrupación estuvieron presentes, al igual que decenas de amigos que dejó en la colonia Independencia.

En el sepelio un mariachi juvenil entonó varias melodías, mientras los presentes lamentaban el trágico final de Contreras Rivera.

Fuera de cámaras, su mamá señaló que espera que las autoridades policiacas realicen su trabajo: Que identifiquen y detengan a quienes perpetraron el homicidio.

Sin embargo, agregó que, por más eficiente que sea la labor de la Policía, nada le regresará jamás la vida del mayor de sus dos hijos.

Despiden a músico

Alrededor de las 2:30 horas del sábado 14 de marzo, Rogelio se hallaba trabajando con la agrupación en el bar La Eternidad, que se localiza en Reforma y Amado Nervo, en el centro de la ciudad.

Mientras unas 400 personas se divertían en el centro nocturno, tres sujetos subieron hasta el escenario y se lo llevaron, ante la mirada de sorpresa e incredulidad de sus compañeros.

La víctima fue subida a un automóvil tipo ecotaxi. Momentos más tarde se reportó el hallazgo del cuerpo en calles de la colonia Independencia.

En entrevista telefónica el pasado domingo, el representante del grupo de música vallenata señaló desconocer el motivo del ataque contra el muchacho.

Manifestó que probablemente los homicidas se confundieron o enviaron algún tipo de mensaje, pues en apariencia el ahora occiso no tenía problemas ni había recibido amenazas.