AGUSTÍN MARTÍNEZ
13 de abril de 2014 / 12:10 a.m.

Apodaca.- Cuando su padre sostenía una discusión con su madre, un joven de 17 años de edad asesinó de una cuchillada a su padre en un domicilio de la colonia Valle de San Miguel, en el municipio de Apodaca.

De acuerdo a una fuente allegada a las investigaciones, el hombre identificado como Roberto Rodríguez Infante, de 40 años de edad, recibió la cuchillada en el costado izquierdo, lo que provocó una fuerte hemorragia, pero fue auxiliado por los familiares, quienes lo llevaron hasta la Clínica 66 del Seguro Social ubicada en la colonia Pueblo Nuevo, donde desafortunadamente perdió la vida minutos después de ingresar.

Los hechos sucedieron alrededor de las 23:45 del viernes en el domicilio ubicado en la calle Valle San Pablo, número 118, en la citada colonia.

De acuerdo a las investigaciones, el matrimonio integrado por Roberto y su esposa Yesenia Martínez, comenzaron a discutir, pero ésta subió de tono, lo que molestó al joven identificado como César Omar, quien tomó un cuchillo de la cocina y le asestó un golpe.

Tras el ataque, el padre de familia cayó y comenzó a sangrar en abundancia; de inmediato fue auxiliado por su familia, la cual se encargó de llevarlo hasta la citada clínica, donde perdió la vida y ahí fue detenido el menor, quien confesó la agresión, pero dijo que actuó en defensa de su madre.

Una fuente allegada a las investigaciones dijo que de las declaraciones recabadas no se ha desprendido que el hombre hubiera golpeado a la señora, solamente que la agresión verbal estaba en un tono bastante fuerte.

Mientras que el menor fue llevado al Centro de Justicia para adolescentes, la madre fue trasladada a la Agencia Estatal de Investigaciones para que rindiera su declaración sobre los hechos.

Luego de que el delgado del Ministerio Público dio fe del cadáver, los elementos de Servicio Periciales se dirigieron hasta el domicilio, donde levantaron las evidencias correspondientes sobre los hechos que ocurrieron en una de las recámaras del domicilio.

Vecinos del sector refirieron que constantemente la familia sostenía discusiones y que el joven era albañil, pero tenía aspecto de pandillero, aunque no refirieron si se encontraba ebrio o drogado.