ISRAEL SANTCRUZ
8 de octubre de 2016 / 07:11 a.m.

MONTERREY.- Un hombre murió y tres más resultaron con lesiones de gravedad luego de que hombres encapuchados ingresaran a su domicilio, en la colonia Estanzuela, en Monterrey, y los agredieran durante un asalto.

El suceso ocurrió en la parte alta de la colonia, en una casa de la calle Paseo N, donde presuntamente se encontraban durmiendo cuatro hombres, tres mujeres y algunos niños. De pronto ingresaron tres hombres encapuchados a la vivienda, amagando a los presentes con un arma de fuego y disparando al aire en al menos dos ocasiones, lo que ocasionó el terror en la familia.

Tras despojar a la familia de teléfonos celulares y cerca de 12 mil pesos en efectivo, los agresores comenzaron a golpear a los cuatro hombres que habitaban la casa. Pese a que se encontraban armados, los ladrones no dispararon hacia los habitantes del domicilio, sino que los agredieron con sus propias manos.

Luego del ataque, los ladrones escaparon a toda prisa por callejones de la colonia, pues la vivienda se ubicaba entre terrenos baldíos.

De inmediato al sitio acudieron paramédicos de Cruz Roja, así como elementos de Fuerza Civil, quienes descubrieron un hombre inconsciente tirado en unas escalinatas a escasos pasos de la puerta de la casa, en tanto que otros tres hombres se encontraban al interior de la vivienda notablemente heridos.

Una vez que revisaron los paramédicos a los lesionados, determinaron que Juan Bautista Martínez, de 30 años, y quien se encontraba inconsciente, ya no presentaba signos vitales.

El resto de los lesionados responden a los nombres de Cándido Bautista Martínez, de 25 años y Eduardo Carrillo Antonio, de 53. No se precisó el nombre del tercer lesionado. Todos ellos fueron trasladados al Hospital Universitario.

Dentro de la vivienda se encontraban tanto la madre como una hermana de la víctima, quienes narraron los hechos a los elementos de Fuerza Civil que acudieron.

Luego de de varios minutos arribaron agentes ministeriales y peritos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Si bien los familiares descartaron tener conflicto con otras personas del sector, no se descarta que otra línea de investigación pueda ser una agresión premeditada.