FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
10 de julio de 2017 / 10:16 p.m.

ZUAZUA.- Un adolescente de 14 años que se refrescaba en una pequeña presa de Zuazua, murió ahogado ante la mirada impotente de sus amigos que nada pudieron hacer por evitar la tragedia.

Fue cerca de las 07:00 de la noche cuando los adolescentes llegaron hasta el lugar, ubicado en la colonia Valle de Santa Elena, con la intención de nadar un rato y mitigar el calor por las altas temperaturas.

No era la primera vez que llegaban hasta el lugar, así que no temieron cruzar el terreno desmontado que los lleva a la vieja presa de donde se tomaba agua para los sembradíos que hasta hace unos años existían en el lugar.

Como siempre, Efrén Flores Rangel, de 14 años, era uno de los más entusiastas, pero no imaginaba lo que le deparaba la suerte.

Según comentaron los amigos, estuvieron tirándonse clavados durante un rato, hasta que en uno de esos, Efrén se lanzó a una parte que aparentemente estaba muy profunda, y ellos vieron como desaparecía tragado literalmente por las aguas, pues no salió.

Al principio pensaron que estaría jugando, pero conforme pasaban los minutos se alarmaron y fueron a pedir ayuda a sus padres, que a su vez, acudieron pero sin resultados.

El reporte al 911 hizo que rápidamente llegaran al lugar los elementos de Protección Civil de Zuazua y del Estado, que tras comprobar que el menor había desaparecido en las aguas de la presa, pidieron el apoyo de los buzos de Bomberos Nuevo León, que aprovecharon la última luz del día para iniciar la búsqueda.

Afortunadamente el lugar no es tan profundo, así que tras unos minutos encontraron el cuerpo del menor, atorado en unas ramas.

Rápidamente lo rescataron, para que se procediera al protocolo de rigor.


dat