AGUSTÍN MARTÍNEZ
11 de junio de 2015 / 08:01 p.m.

Monterrey.- La pequeña Griselda, quien sufrió graves quemaduras en el incendio de su casa en Zuazua, se encuentra estable.

Le retiraron el respirador artificial, pero aún está muy delicada y débil, para pensarse en un posible traslado a un hospital de Estados Unidos.

Mientras tanto, la familia de la niña de 13 años enfrenta una difícil e incierta situación, pues la mayor de los tres hermanos que resultaron lesionados en el incendio no cuenta con seguro social.

Jésica Magaly, de 17 años, es atendida en el hospital 21 del IMSS, pero trascendió que allí le cobrarían a la familia todos los gastos médicos.

Su familia espera que el Seguro Popular los respalde con los gastos hospitalarios de Jésica, y ella sea atendida de manera adecuada.

Ella y su hermano Miguel Ángel son quienes presentan mejoría, y prácticamente están fuera de peligro, aunque los pronósticos señalan que deberán estar internados por lo menos durante dos meses.

Ángela Griselda es la más delicada. Ella sufrió quemaduras en la mayor parte de su cuerpo e inclusive presente daños severos en uno de sus riñones.

Trascendió que ha habido acercamiento por parte de la fundación Michou y Mau, que apoya a niños quemados, trasladándolos a hospitales especializados en Estados Unidos.

Sin embargo, por ahora parece un tanto remota esa posibilidad, pues Gris está muy débil, respira con dificultad y sus defensas no son las adecuadas.

La señora Lorena García no se ha separado ni un instante de sus hijos, siempre esperando noticias alentadoras.

Habitantes de Zuazua y de localidades aledañas se han acercado a la familia para entregar apoyo, como despensas, ropa, calzado y efectivo.

También las oficinas del DIF municipal y estatal han estado al pendiente de las necesidades de los afectados.

El incendio ocurrió poco antes de las 23:00 horas del domingo 7 de junio en la vivienda ubicada en la calle Vizconde de Huerta y Vizconde del Castillo, en la colonia Real de Palmas, del municipio de Zuazua.

Un aparente corto circuito en un televisor dio origen al siniestro, que dejó atrapados a los tres hermanos mientras su mamá trabajaba y el padrastro se encontraba en el exterior de la vivienda.

Las personas que deseen apoyar a esta familia pueden hacer sus donativos a través de la cuenta 4152-3130-3200-2060 de Bancomer, a nombre de la señora Lorena García Ibarra.