18 de agosto de 2014 / 06:30 p.m.

Monterrey.- Hoy se cumple un mes del rapto de la menor Melany Gómez Ramón, en tierras de Tamaulipas, y del posterior asesinato.

Aquélla tarde del 18 de julio, la señora Liliana Ramón Rodríguez y su esposo Mario Gómez, se encontraban desesperados por el hecho que ocurrió cerca de la Playa Miramar, en Ciudad Madero, justo cuando estaban de vacaciones de verano.

El calvario para la familia originaria del municipio de Juárez, Nuevo León, comenzó... Uno de los golpes fuertes fue al encontrar el cuerpo de la pequeña de 7 años, en un terreno de la Primera Zona Naval, a pocos metros de la vivienda donde fue sustraída un día antes.

Sin embargo a cuatro semanas de distancia aún no hay responsables tras las rejas.

Se tomaron muestras químicas de familiares, de la víctima, y se entrevistaron a más de 50 personas, pero aún no hay resultados claros.

A finales de julio, la policía estatal del vecino estado, detuvo a un sospechoso, pero no se ha resuelto nada.

El procurador de Justicia en Nuevo León, Adrián de la Garza, aseguró que aunque la investigación se realiza en Tamaulipas, se comparte la información.

Melany quien participaba en un coro de la iglesia ubicada en el centro de Guadalupe, era hija única, su papá la recordó como una persona buena y pidió justicia.

La despedida de Melany fue el 21 de julio en el Panteón las Escobas, ahí se dieron cita, familiares, amigos y conocidos para darle el último adiós.

Pero la tragedia no se olvida y siguen esperando que él o los culpables paguen por dicho asesinato que le cortó la vida a la pequeña.

FOTO: Marilú Oviedo

MARILÚ OVIEDO