IRAM OVIEDO
10 de mayo de 2016 / 11:33 a.m.

En Nicolás.- Los restos de lo que se suponía eran cuatro cabezas humanas en una bolsa de plástico, movilizaron a elementos de los diversos cuerpos policiacos, en San Nicolás de los Garza, y luego de unas dos horas de espera, se estableció que eran de perros muertos.

El caso ocurrió en las calles Caracol y Presa la Angostura, en la colonia Margarita Salazar, a las afueras de la primaria "Álvaro S. Alanís", en el citado municipio.

Vecinos del sector que pasaban por el lugar, reportaron a las autoridades la presencia de restos humanos en una bolsa de plástico, provocando alarma entre la gente.

Los policías de San Nicolás de los Garza de inmediato llegaron al sitio, acordonando la zona.

Al poco rato arribaron elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León, Agencia Estatal de Investigaciones y Policía Militar.

Personal de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia y el Ministerio Público, ordenaron de inmediato a los vecinos que no dejaran subir a las azoteas a los reporteros, fotógrafos y camarógrafos, porque el asunto estaba "muy pesado".

Con el fin de evitar se captaran gráficas o videos, los ministeriales atravesaron los vehículos oficiales.

Hasta el jefe de seguridad escolar de la Secretaría de Educación Pública, Carlos Alberto González Moncada, acudió al sitio y mostraba preocupación porque algún niño de la primaria hubiera visto los restos.
Posteriormente en una sábana blanca los restos fueron retirados, no sin antes ser analizados en el lugar.

Lo anterior causó sospecha al creerse que efectivamente eran cabezas humanas, pero después de unos minutos, se informó que eran los restos de al menos tres perros pequeños.

De manera extraña, los de Servicios Periciales se llevaron la bolsa con los animales muertos, cuando ese trabajo es del personal de Servicios Públicos de cualquier municipio, pero a estos no se les habló.