13 de diciembre de 2014 / 10:17 p.m.

Monterrey.- Son cuatro las víctimas mortales del accidente que se registró la tarde de este viernes en la carretera a Salinas Victoria frente al Cereso de Apodaca, al fallecer de un bebé de tres meses de nacido.

Familiares de las víctimas comentaron que durante la noche, el pequeñito identificado como Nery Isaac Ávalos Castillo murió en la clínica 6.

El menor era hijo de Nelly Melva Castillo Liñán, de 19 años, quien falleció en el lugar de los hechos; además su madre Consuelo Liñán, de 47.

En tanto el otro menor de 12 que murió, Juan Adrián Ávalos Muñiz, es hermano del conductor identificado como Víctor Ernesto, que se encuentra grave en la clínica 21.

Lo mismo sucede con su otro hermano, Luis Humberto; y su madre Anabel Muñiz que son reportados como delicados.

Víctor Ernesto, era padre de Nery Isaac y esposo de Nelly Melva, sin embargo debido a su estado de salud no ha podido ser notificado de la trágica noticia.

Desafortunadamente la familia no ha podido cubrir todos los gastos de los servicios funerarios, pues aún les falta por pagar 25 mil pesos, pero no cuentan con los recursos suficientes.

Pablo Castillo Cortés, esposo, padre y abuelo de los fallecidos, mencionó que trasladarán los cuerpos al municipio de Zaragoza, Nuevo León, de donde son originarios.

"Ya nos los van a entregar para llevarlos a Zaragoza", expresó.

Comentó que su hija trabajaba como cajera en una tienda de autoservicio, mientras que su esposa se dedicaba al hogar. Y era el pequeñito que murió era primer hijo de Nelly Melva.

Él se enteró de la noticia cuando se encontraba en Tamaulipas, pues es operador del transporte público.

"Me avisaron y rápido me vine, imagínese cómo me siento, los tres", comentó triste.

Los familiares esperan trasladar los restos de sus seres queridos al municipio natal para darles cristiana sepultura y esperan que alguien pueda apoyarlos para cubrir todos los gastos.

En tanto el cuerpo del menor Juan Adrián Ávalos Muñiz, se encuentra en el Anfiteatro del Hospital Universitario donde se espera que en las siguientes horas sea reclamado por algún familiar.

FOTO: Especial

MARILÚ OVIEDO