MARCIAL PASARÓN
8 de noviembre de 2016 / 06:50 a.m.

MONTERREY.- Circular a más de 100 kilómetros por hora, provocó que un hombre muriera destrozado al estrellar el automóvil en que viajaba contra la caja de un tráiler estacionado presuntamente en zona prohibida en la avenida Luis Mora .

El percance que movilizó al personal de Protección Civil de esta ciudad, así como socorristas de la Cruz Roja y Verde , ocurrió a cincuenta metros antes de llegar al cruce con la avenida Alfonso Reyes, sobre los carriles de poniente a oriente.

Al llegar al lugar, los rescatistas de Protección Civil, le aplicaron los primeros auxilios a la víctima, pero este ya se encontraba muerto.

Se estableció que la víctima no fue identificado en el lugar y se reveló que vestía camisa de manga corta en color azul, pantalón de mezclilla y tenía una edad de 45 años aproximadamente.

Las investigaciones, revelaron que la víctima murió con la cabeza destrozada, ya que al chocar su automóvil contra la base metálica de la pesada unidad, el techo del auto y parte del cofre materialmente desaparecieron
.
La cabeza de la víctima pegó contra la esquina de la caja de la unidad de carga, lo que ocasionó que muriera casi al instante.

La zona de la tragedia fue cerrada a la vialidad en los carriles hacía el poniente, para evitar el paso vehicular en esa área frente a la colonia Industrial de Monterrey.

Las investigaciones de los elementos de tránsito de Monterrey y de Servicios Periciales de la Agencia Estatal de Investigaciones, revelaron que presuntamente el conductor dormitó por algunos segundos.

Esto debido a que sobre el pavimento de la avenida Luis Mora, no se localizaron huellas de frenado, lo que hace presumir que la víctima no tuvo tiempo de aplicar los frenos.

En el interior del automóvil, las autoridades no localizaron bebidas embriagantes, por lo que descartaron que este haya sido la causa del accidente.

Luego de que las autoridades levantaron las evidencias en la zona, los restos del hasta el momento desconocido fueron trasladados a las instalaciones del Anfiteatro del Hospital Universitario.

Los elementos investigadores revelaron que la pesada unidad presuntamente se encontraba estacionada en lugar prohibido, pero el conductor de la misma no había sido localizado.´

Las evidencias fueron puestas a disposición del Ministerio Público en turno.