1 de abril de 2014 / 08:44 p.m.

Monterrey.- Ya conocía el tramo, porque todos los días lo llevaba…

Una conductora que llevaba a su hijo a la preparatoria murió frente al volante, resultando lesionado el menor de edad, al estrellar su camioneta contra una caseta de vigilancia de una quinta, al aparentemente sufrir un cerrón de otro automovilista, al sur de Monterrey.

El accidente sucedió alrededor de las 13:15 horas en el kilómetro 262 de la carretera Nacional, en la "Quinta Élida", a la altura de la comunidad de El Barro.

La víctima se llamaba María Eugenia Solís Covarrubias, de 49 años de edad, quien vivía en el kilómetro 267, en El Uro, según comentó su esposo Mario Coronado, quien llegó al lugar de los hechos.

Identificó a su hijo lesionado como Adrián Aldair Coronado Solís, de 15 años, quien fue llevado por paramédicos de la Cruz Verde Monterrey al hospital de la Sección 50 de maestros.

Tanto la señora como el jovencito viajaban en una camioneta Explorer color blanco, con placas SKM-99-88 de Nuevo León.

El esposo de la dama, informó que su esposa había ido con un traumatólogo porque su hijo tiene una lesión en la rodilla y requería una valorización.

Agregó que luego de ir con un especialista, se dirigía a la preparatoria número 20 de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en el municipio de Santiago, donde estudia su hijo.

Sin embargo, se enteró de la noticia por lo que de inmediato acudió al lugar del accidente, lamentando lo sucedido y aún sin creerlo, siendo reconfortado por sus amigos.

De acuerdo a la versión de un testigo, aseguró que la señora sufrió un cerrón por parte de otro automovilista, lo que le hizo perder el control de la camioneta hasta estrellarse contra la caseta de vigilancia de la mencionada quinta campestre.

Cuando llegaron los paramédicos, se dieron cuenta que la conductora ya había fallecido.

Hasta ese sitio arribaron elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León, quienes acordonaron la zona, cerrando dos carriles de la carretera para evitar otro incidente.

Las investigaciones apenas inician en este caso, ya que se observó sobre la carpeta asfáltica la parte de una llanta, que pudo haberse desgajado, siendo esta la trasera del lado derecho, sin descartarse el cerrón.

Personal de Protección Civil de Monterrey y de Santiago, Nuevo León, estuvieron a la expectativa ante el posible derrame de diesel o aceite.

Cabe mencionar que no había ninguna persona en la caseta de vigilancia de la quinta al momento de los hechos, porque de lo contrario la tragedia había sido mayor.

El cuerpo de Solís Covarrubias, quien conocía a la perfección la carretera porque todos los días llevaba a su hijo a la prepa, fue trasladado al anfiteatro del hospital Universitario, para la autopsia que marca la ley.

Iram Oviedo