AGUSTÍN MARTÍNEZ
26 de mayo de 2017 / 10:30 p.m.

MONTERREY.- Para todos es una verdadera injusticia que Don Juan Alvarado haya fallecido... Y más, por las condiciones en las que se dio el accidente.

Sus familiares y vecinos de la colonia Fomerrey 1 lamentan los hechos en los que el hombre de la tercera edad fue arrollado por un conductor ebrio, cuando disfrutaba del fresco de la noche afuera de su casa, sobre la banqueta, en la zona norte de Monterrey.

Juan Alvarado Álvarez, de 77 años, fue auxiliado por la Cruz Roja, pero falleció el viernes en el hospital 21 del IMSS.

“No pues ya en eso que yo iba entrando oí el impacto, pero mi suegro ya estaba acá, cuando corrí, y ya de allí él no se pudo levantar. Lo proyectó varios metros”, relató Olga Lidia Rodríguez Bocardo, nuera del septuagenario.

Como presunto responsable de los hechos, las autoridades mantienen bajo investigación a un conductor identificado como Tirso Dávila Silva, de 46 años y quien habita a tres cuadras del sitio del percance.

El hombre iba al volante de una camioneta Nissan estaquitas, dentro de la cual fueron encontradas varias latas de cerveza.

“Sí, estaba totalmente alcoholizado, porque no se podía ni sostener el señor. Y lo que nosotros deseamos, porque ya nada regresa la vida de mi suegro, pues lo que queremos es que se haga justicia”, reiteró la nuera.

Pero ese no es el único percance ocurrido en esa área. En la última semana han sido tres, aunque los dos primeros no fueron de consecuencias fatales.

“Sí, así es. Fue en Fomento Ejidal y Julio A. Roca. Un taxi y una camioneta. No estuvo muy feo, pero sí hubo accidente. Además, en la semana hubo otro, aquí a dos o tres casas”, comentó la vecina María del Carmen Castañeda.

Hace unos meses fue repavimentada la avenida Julio A. Roca, pero no se volvieron a colocar los bordos o topes, lo que ocasiona que los conductores circulen a alta velocidad.

Además, la Dirección de Agua y Drenaje abandonó un montón de tierra en esa área, lo que ocasiona que los automovilistas se descontrolen al esquivarlo.

Por tal motivo volvieron a pedir la intervención de las autoridades, para instalar reductores de velocidad o vigilancia de oficiales de Tránsito.


dat