25 de abril de 2014 / 04:26 p.m.

Apodaca.- En forma trágica terminó su vida un hombre al ser atropellado por un vehículo "fantasma", la mañana del viernes en el Periférico a la altura del municipio de Apodaca.

Hasta el momento no se tienen datos del conductor responsable ni del vehículo, que se presume era un camión o tráiler que proyectó casi 25 metros a la víctima, después de dejar un frenamiento de 20 metros.

Los hechos fueron reportados alrededor de las 7:15 horas en el kilómetro 36 más 200 de la citada arteria de cuota, un kilómetro al poniente de la carretera a Laredo.

Sobre el carril derecho de la circulación de Apodaca a García quedó el cadáver de un individuo identificado como Palomo Hernández Alejo, de 62 años de edad.

El ahora occiso portaba una credencial de elector, en la que se especificaba su domicilio en la calle Ammón de la colonia El Porvenir, en el norte de Monterrey.

En la zona donde ocurrió el hecho existen varios negocios, como bodegas y líneas camioneras.

Aunque ningún trabajador del área lo reconoció, se presume que el sexagenario se dirigía a laborar en alguna empresa cercana.

Fueron varios automovilistas los que observaron el cuerpo sobre la carpeta asfáltica, y quienes notificaron del hecho al personal de la autopista.

Ellos a su vez solicitaron la presencia de la Policía Federal, y enviaron también una ambulancia de la empresa SAGOT, que brinda servicio en ese lugar.

Desafortunadamente ya nada se pudo hacer por Hernández Alejo, quien sufrió traumatismos y fracturas múltiples en el cuerpo y el cráneo.

Su cadáver quedó sobre la carpeta asfáltica a casi 25 metros del punto de impacto, sobre el carril de la derecha.

Elementos de Criminalística de Campo de la Dirección de Servicios Periciales acordonaron el lugar para dar inicio a las investigaciones.

En el área fueron recolectadas como evidencias una gorra negra con el nombre de una institución bancaria, una cajetilla de cigarros y un zapato tenis blanco.

Por el tipo de lesiones que sufrió la víctima, y por las huellas de frenamiento que quedaron en el asfalto, las autoridades presumen que en el atropello participó un vehículo pesado, probablemente un tráiler.

Sin embargo, al tratarse de una zona despoblada y con poco tráfico a esa hora, la Policía no encontró testigos que pudieran aportar información para dar con el responsable.

Tampoco se ubicaron en el sitio del accidente fragmentos del vehículo o cualquier indicio que permitiera avanzar en la indagatoria.

El cuerpo de Palomo Hernández fue trasladado al Servicio Médico Forense del Hospital Universitario, mientras el agente del Ministerio Público continúa integrando la respectiva carpeta de investigación.

Agustín Martínez