2 de agosto de 2014 / 12:02 p.m.

Monterrey.- Una persecución entre elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León y un vehículo particular, dejó como saldo a una persona fallecida, al sur de la ciudad de Monterrey.

Eran aproximadamente las 23:30 horas y al menos tres patrullas de esta corporación iniciaron a perseguir un automóvil Spirit en color blanco y que porta las placas de circulación SNH 2278.

Presuntamente la unidad hizo caso omiso a los elementos quienes metros atrás le habían indicado que detuviera su marcha para efectuarle una revisión.

El conductor de una edad cercana a los 35 años, conducía su automóvil modelo 98 a toda velocidad en dirección al norte, mientras que a la persecución se sumaban más unidades de policía.

Los uniformados presuntamente fueron atacados por el hombre del vehículo que se daba a la fuga y los elementos respondieron a la agresión.

Al verse sin salida, el conductor subió por la lateral que da acceso a la colonia Paseo del Vergel y antes de que pudiera tomar por el antiguo camino a la Lágrima, recibió un disparo en la nuca y otro en uno de sus brazos.

Esto provocó que el automóvil se estrellara con una barda y posteriormente una de las patrullas de la Fuerza Civil lo impactó por la parte trasera para evitar que intentara fugarse de nuevo.

Pero los elementos estatales no sabían que el chofer ya había fallecido a consecuencia de los disparos recibidos.

Solicitaron la presencia de una ambulancia, pero el personal de la Cruz Verde al revisar el cuerpo se percató que las heridas que presentaba eran mortales y que acabaron con su vida en cuestión de segundos.

Sobre el pavimento se localizaron varios casquillos calibre .223, pertenecientes a las armas de los elementos policiacos estatales.

De acuerdo a informes de las autoridades, dentro del automóvil de la víctima mortal fue localizada un arma calibre .9 milímetros en uno de los asientos.

El ahora occiso no fue identificado por el personal ministerial, solo se dijo que vestía un pantalón de mezclilla blanco, camisa celeste y quedó sentado con una de sus manos en el volante del vehículo.

Los vecinos de esta colonia salieron para ver qué había sucedido, pues los disparos se escucharon a varios metros de donde ocurrieron los hechos.

FOTO: Francisco Cantú

FRANCISCO CANTÚ