MARCIAL PASARÓN
27 de febrero de 2016 / 09:22 a.m.

Santiago.- Una joven que paseaba entre las brechas de la sierra de Santiago, murió y su pareja resultó gravemente lesionado al volcar el vehículo tubular en que viajaban.

La tragedia ocurrió alrededor de las 6:30 horas del viernes, a cuatro kilómetros de la calle Acueducto a la altura del fraccionamiento campestre Antiguo Acueducto, en la comunidad de El Barrial.

Se estableció que el llamado de auxilio fue recibida una hora después del percance en las instalaciones de Protección Civil de Santiago, Nuevo León.

Esto provocó que unidades de tránsito y de Protección Civil con equipo de rescate y paramédicos se trasladaran hasta ese lugar.

Las unidades circularon por la Carretera Nacional hasta el entronque a ese poblado, por donde circularon alrededor de 12 kilómetros hasta llegar a la entrada del mencionado fraccionamiento.

Las unidades de auxilio comenzaron el ascenso hasta el lugar de la tragedia, alrededor de las siete de la tarde y hasta las 22:00 horas del viernes, aún no podían llegar hasta el lugar donde quedó el vehículo tubular.

Las primeras investigaciones y de acuerdo a lo que trascendió, se estableció que la víctima es una mujer joven, la cual paseaba en este tipo de vehículo en compañía de un hombre, presuntamente su pareja sentimental.

Debido a lo escabroso del lugar, los equipos de rescate batallaron para acercarse hasta donde estaba el vehículo y prestar el auxilio a quien resultó lesionado.

Esta persona, de quien no se dio a conocer la identidad fue trasladada a un hospital en la ciudad de Monterrey.

Se reveló que el percance sobrevino en cuando la pareja circulaba hacía la parte baja del cerro, cuando presuntamente el conductor perdió el control del volante.

Esto hizo que la unidad se volcara sobre la terracería, las autoridades investigaban a noche si la mujer traía puesto el cinturón de seguridad, ya que tras el percance salió proyectada.

Alrededor de las nueve de la noche, dos camionetas de Servicios Periciales y del Servicio Médico Forense, subieron hasta el lugar para levantar las evidencias y trasladar los restos al anfiteatro del Hospital Universitario.