LORENZO ENCINAS
16 de mayo de 2016 / 11:04 p.m.

García.- Un menor de cinco años falleció asfixiado luego de que accidentalmente se introdujo en una tina vacía de 30 litros y la cerró, en el municipio de García.

Los hechos ocurrieron en la calle Hacienda San Marcos, número 102, casi en su cruce con Hacienda Casa Grande, en la colonia Hacienda del Sol.

Cabe destacar que el niño fue encontrado hasta las 21:00 horas del lunes por la señora que lo cuidaba junto con su hermanito.

La víctima mortal respondía al nombre de Ricardo Efrén Ortega López, de cinco años de edad, quien estaba bajo el cuidado, junto con su hermanito de dos años, de la señora María de los Ángeles Rodríguez Chávez, de 55 años.

De acuerdo al testimonio de doña María, ella salió a realizar una compra de unos lápices de colores y dejó solos a los menores unos instantes, por lo que presumiblemente Ricardito se introdujo a la tina de 30 litros y la cerró y ya no la pudo abrir, por lo que murió asfixiado ahí mismo.

La mujer refiere que al regresar a su domicilio buscó al menor y no lo encontró por ningún lado, pero al revisar la tina se llevó la aterradora y mortal ‘sorpresa’. Rápidamente pidió ayuda a los vecinos, quienes llamaron a los cuerpos de auxilio.

Los paramédicos llegaron en cuestión de minutos y de inmediato le aplicaron al niño maniobras de RCP (Resucitación Cardio-Pulmonar), pero lamentablemente el pequeño no respondió a los estímulos.

Al sitio también arribaron varios elementos de la Policía Municipal, quienes solamente ratificaron el deceso del infante. Por su parte, la Policía Ministerial adscrita al municipio de García realizó los primeros peritajes del lamentable accidente casero que cobró la vida del niño Ricardito.

Hasta las diez de la noche de ayer, los padres del menor todavía no llegaban al domicilio. El cuerpo del pequeño fue trasladado por el personal del Semefo a la morgue del hospital Universitario, donde le practicarán la autopsia de ley.