17 de febrero de 2014 / 10:54 p.m.

Monterrey.- Un niño murió electrocutado en el interior de una feria al querer sacar una pelota que se le fue debajo del juego denominado "carritos chocones", tocando unos cables que estaban "pelones".

La tragedia sucedió alrededor de las 13:00 horas en las calles de Camino Real y Obrero Mundial, en la colonia CROC.

El pequeño se llamaba Ángel Uriel Villanueva Nájera, de ocho años de edad, quien al parecer vivía en el sector de La Alianza.

Según las indagatorias, varios niños se encontraban jugando futbol en una cancha aledaña a la feria y de pronto la pelota se les fue en un tiro a la portería y fue a dar debajo del juego llamado también "autos locos".

El menor se fue corriendo hacia el esférico pero cuando intentó meterse debajo de la tarima, recibió la descarga eléctrica ante la mirada de sus amiguitos, quienes fueron a avisar a los adultos que estaban en el lugar, por lo que estos a su vez a las unidades de emergencia.

Paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana llegaron a la feria, pero se dieron cuenta que el niño ya no tenía signos vitales, por lo que cubrieron su cuerpo con una sábana en color azul.

Un hermano de la víctima arribó al sitio, por lo que obviamente no podía creer lo que había sucedido.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones iniciaron con las indagatorias, acordonando la zona y entrevistándose con los encargados de la feria.

La madre del pequeño fue hasta el lugar, cayendo en una crisis de histeria al ver el cuerpo de su hijo que fue llevado al anfiteatro del Hospital Universitario para la autopsia que marca la ley.

Iram Oviedo