iram oviedo
7 de enero de 2016 / 04:58 p.m.

San Pedro.- En el que está considerado como el edificio más grande de México, un trabajador perdió la vida al caer desde el piso 34 a una altura aproximada de 134 metros, cuando se encontraba instalando un vidrio sin las normas de seguridad establecidas, en el municipio de San Pedro.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 12:50 horas en la construcción de la "Torre Koi", que se realiza en el cruce de la avenida Eugenio Garza Lagüera y la calle David Alfaro Siqueiros, en el Fraccionamiento Valle Oriente.

El joven que murió se llamaba Beynar Alexis Ramírez Montes, de 18 años de edad, de quien no se estableció lugar de residencia.

Según las primeras indagaciones, la víctima se encontraba en un andamio colocando un vidrio, sin embargo, no contaba con el arnés de seguridad.

Fue así como perdió pisada cayendo al vacío, por lo que sus gritos fueron escuchados por el resto de los obreros, quienes luego escucharon el golpe.

Cuando llegaron elementos del 911 de San Pedro y paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana, la víctima ya no contaba con signos vitales debido a la enorme altura desde la que cayó.

La obra se paralizó por completo durante unas horas, mientras el personal de la Agencia Estatal de Investigaciones y de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León realizaban las indagatorias.

Por los datos obtenidos en el sitio, se averiguó que la construcción de este edificio en donde participan "PMP Consultores" y la constructora "Idei", tiene unos tres años y medio de haber iniciado.

Sin embargo, ha causado muchas molestias a dueños y empleados de los negocios aledaños, debido a que aseguraron, a diario caen barrotes, tornillos de gran tamaño, carretillas, postes, vidrios, tarimas, entre muchas otras cosas, poniendo en riesgo la integridad de los peatones y los mismos trabajadores e incluso, han causado daños a las fachadas y vehículos estacionados en los alrededores.

Debido a lo anterior se han interpuesto las quejas correspondientes, pero la obra sigue adelante sin que intervengan las autoridades.

Apenas el miércoles se les había advertido a los encargados de la obra que podría ocurrir un incidente mayor si no tomaban las precauciones debidas.