1 de noviembre de 2014 / 03:28 a.m.

Monterrey.-  La mujer que fue atacada a puñaladas por su esposo en Guadalupe se recupera en el hospital Universitario, aunque hasta ahora nada se sabe del heridor ni de los tres hijos de la pareja.

Jesús Carlos Reyes Peña, de 35 años, fue descrito por los vecinos como un sujeto agresivo, problemático y desobligado, además de que cuenta con antecedentes penales.

Por esas razones su esposa, María Aidé Martínez Ortiz, de la misma edad, decidió hace dos meses abandonarlo y llevarse con ella a sus pequeños, de 12, 7 y 5 años de edad.

ANTECEDENTES CRIMINALES

Trascendió que Reyes Peña fue detenido por elementos de la Fuerza Civil el 25 de septiembre de 2012 en la colonia Santa Mónica, de Villa Juárez.

Aquella ocasión, en complicidad con otro sujeto, ocultaba en una mochila escolar varios ladrillos de marihuana, 10 cartuchos de arma de fuego y un cargador de fusil abastecido.

Se desconocen las circunstancias en las que fue turnado ante las autoridades investigadoras, y posteriormente liberado.

Con respecto al estado de salud de Martínez Ortiz, trascendió que ella salió bien de las operaciones y se recupera en piso en el hospital Universitario.

Presenta una herida de arma blanca en el abdomen y dos más en la espalda, en una de las cuales su ex pareja le dejó incrustado uno de dos cuchillos que portaba.

El incidente ocurrió poco antes de las 6:00 horas del jueves en una casa de renta donde la mujer habita con sus hijos desde hace dos meses, en la calle Los Ángeles de la colonia Ciudad CROC, en Guadalupe.

Hasta ese lugar fue a buscarla Jesús Carlos para convencerla de que regresaran, pero al no ser escuchado reaccionó violentamente.

El individuo se llevó a los tres menores, y tanto familiares como vecinos temen que él atente contra sí mismo o les cause daño a los niños.

Una vecina relató que, para sostener a sus tres hijos, María Aidé había entrado a trabajar como guardia de seguridad.

Al momento de la huida su esposo le robó su bolso y la tarjeta de nómina, en la que le acababan de depositar el sueldo.

En los dos meses que llevan separados, dijeron testigos, Reyes Peña acudió tres veces a molestar a María, aparentemente bajo los efectos de alcohol o las drogas.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ