MARCIAL PASARON
13 de julio de 2016 / 07:09 a.m.

Monterrey.- Luego de ingerir bebidas embriagantes, una pareja de esposos discutieron y utilizando pedazos de vidrio se lesionaron mutuamente en un domicilio en la colonia Cantú, en Monterrey.

El hecho ocurrió alrededor de la media noche y provocó que varias patrullas de la policía de Monterrey, Protección Civil y ambulancias de la Cruz Verde y Roja de Monterrey fueran concentradas en ese sitio.

Se estableció que la pelea entre la pareja sucedió en la planta alta de la casa marcada con el número 2005 de la calle Diego de Montemayor y Sexta Vidriera en el citado sector.

La policía fue alertada por vecinos de esas calles, quienes pidieron su apoyo porque la pareja se estaba agrediendo a golpes .

Al entrar a la casa, los oficiales encontraron a Sergio David Juárez González, de 28 años y a Sandra Tovar, con heridas en brazos y otras partes del cuerpo.

Ante lo anterior, los socorristas llegaron minutos después y llegaron hasta donde estaba primero el desempleado y posteriormente atendieron a su pareja.

De acuerdo a las primeras investigaciones, el pleito sobrevino después de varias horas de estar ingiriendo cerveza en ese lugar.

Presuntamente la mujer le reclamó a Sergio la muerte de su hijo, quien murió al ser atropellado por un automóvil hace unos meses en ese mismo sector.

Esto hizo que ambos comenzaran a gritarse y minutos después a golpearse, se reveló que Sandra Tovar, tiene un embarazo de tres meses.

Asimismo, trascendió que la pareja llegó a rentar la segunda planta hace dos meses y en este tiempo los vecinos refirieron que es frecuente los pleitos entre ellos.

Las maniobras de auxilio fueron por varios minutos, pero al final ninguno de los dos quiso ser trasladado a un hospital, por lo que permanecieron en ese domicilio.

La policía municipal, informó que la pareja sería detenida y llevada a las instalaciones, ya que ambos se infirieron lesiones utilizando vidrios.

Durante la riña en el lugar llegaron por lo menos treinta vecinos, quienes desde la vía de ferrocarril que pasa por ese lugar, permanecieron observando la escena.

En el interior de la casa donde habitan, quedaron manchas de sangre y una botella de cerveza quebrada, cuyos vidrios fueron utilizados durante la riña.